Partido Socialista Libre Federación

Por una estrategia republicana

Por una estrategia republicana: El acuerdo republicano

Carlos Martínez es politólogo y secretario general del PSLF

 

La estrategia en la lucha por la República parte de la necesidad de garantizar la democracia y defender y lograr la plena soberanía popular y a su vez el estado laico que la corona que es oficialmente católica en un contrasentido con la Constitución vigente, impide. La Corona no puede estar por encima del Parlamento, el hecho de que la coalición dinástica de facto entre PSOE (cúpulas y dinosaurios), VOX, PP y Cs impidan el control parlamentario de la dinastía reinante y los letrados de las Cortes lo avalen, no es sino la demostración de los tics autoritarios de los dos monarcas herederos de Franco, que imponen su voluntad en una suerte de monarquía autoritaria. Recordemos que el último rey británico que se enfrentó al Parlamento fue decapitado en el siglo XVII. En cualquier democracia el Parlamento que representa la soberanía popular está por encima de todo. 

Si a esto le añadimos la corrupción de la familia reinante y el desprestigio del emérito, pero el oscurantismo y el autoritarismo de su heredero a todos los efectos, al no permitir que el gobierno controle los movimientos de una familia irresponsable, ante la ley y ante los hombres, pero cuyos movimientos deben ser conocidos por el Gobierno que debe autorizar todas sus actividades, indica o bien complicidad o bien miedo gubernamental a la oligarquía que atrincherada tras los borbones controla la economía, los medios informativos y ostenta el poder real del reino de España.

Todo esto y más obliga no solo a repensar la monarquía e introducir el debate sino a exigir la República como pieza fundamental para garantizar la democracia y la existencia del estado que lógicamente debe tener otra estructura constitucional y organizativa, por lo que el asunto republicano no se puede convertir en unas justas poéticas en las redes o en una tradición del progresismo español y de los pueblos peninsulares. Sino una reivindicación actual, actualizada y constituyente.

Amigas y amigos, los grupos de whatsap no van a traernos la República. Los twits no van a hacer cambiar las cosas. Hemos de actuar y hacer política en serio y con objetivos claros. Formar grupos y asambleas republicanas es muy necesario, pero ¿Para hacer qué? ¿Con que objetivos políticos? Salir y ya a la calle como ya se está haciendo y se ha hecho este verano, para denunciar la corrupción dinástica o picotear y hacer poses.

Mientras nos entretenemos con los móviles diciendo lo corruptos que son los reyes estos en la realidad no respetan la soberanía popular, con apoyo de la cúpula del PSOE más PP y VOX diciendo que el rey es incontrolable lo cual es mentira y nos engañan; mientras tanto viven como reyes.

Pero es que la corona que no es soberana, (el soberano es el pueblo insistimos), frena la laicidad del estado, impide avances constitucionales, reina por y para las grandes empresas en exclusiva (de ahí las comisiones) y es la clave de bóveda de un régimen que permite la impunidad realista pero también de casos como los crímenes del franquismo, los GAL o Kitchen y toda la retahíla de corrupción que es inherente al régimen. Alguien se preguntaba hace poco como es que el PP actuó con tanto descaro en casos como la policía patriótica o el caso Barcenas y sus ramificaciones, la respuesta es muy sencilla, es imprescindible una constituyente, eso o seguir con una justicia y un reino vinculados a la oligarquía que decide todo, incluidas fusiones bancarias.

La Constitución del 78 convierte en ilegales medidas socializantes y de reparto de la riqueza patria. El socialismo es ilegal, a ver si nos enteramos. La ley Borbolla en Andalucía de reforma agraria fue tumbada por el Tribunal Constitucional pues el mejor reparto de la tierra y modernizar sus estructuras es anticonstitucional.

Mientras nos fuerzan a no movilizarnos por algo cierto como es la pandemia, ellos fusionan bancos, nos roban los ahorros, se cargan la banca pública, no pagan con eficacia el ingreso mínimo vital y hay hambre, hay cientos de miles de familias desesperadas y una crisis capitalista internacional de caballo que nos ocultan o disimulan.

La voluntad de la izquierda oficialista es manipularnos y entretenernos, quitarnos las ganas de movilizarnos.

Pues con mascarillas, pero a las plazas. Podemos y PSOE en el gobierno viven un perfecto reparto de papeles y discusiones pactadas.

Mientras todo sigue igual y la ley mordaza sigue vigente, cantarle las verdades al rey sigue siendo delito y las y los trabajadores siguen sin derechos sindicales auténticos viendo como el empleo de quien lo tiene peligra o los ERTE se cobran tarde y mal.

No podemos seguir tragando o de verdad vendrá la extrema derecha a gobernar manipulando como está haciendo ya con mucha eficacia a las clases humildes y obreras a las que nadie se dirige o educa en valores desde el oficialismo pues es más cómodo meterse en los despachos, por cierto, no solo ministeriales.

Hay que organizarse y muy muy pronto nos vamos a mover. Vamos acompañarnos y conseguir la unidad, la unidad de las clases trabajadoras y populares.

Sin República no hay democracia, el socialismo o es republicano y por el reparto de la riqueza o es la mentira de un grupo de vividores.

Dicho lo cual la lucha democrática republicana exige la unidad de las fuerzas republicanas que son transversales a muchos partidos, sindicatos y asociaciones, por ejemplo el PSOE está cuajado de republicanas y republicanos, el centro-derecha catalán o vasco son republicanos, muchas personas jóvenes sea cual sea su voto no entienden ya la utilidad de la monarquía y por tanto es muy importante unirnos por un bien mayor cual es la soberanía popular, la justicia igual para todas y todos, una fiscalidad justa y el fin, el fin de una vez de la corrupción que solo se lograra si de verdad todas y todos somos iguales y hoy en el Reino de España cuajado de privilegios esa igualdad no existe a pesar de alguna sentencia heroica. Por tanto hemos de volver a la acción y pactar una estrategia conjunta. Con todo, os proponemos el 10 de Octubre una manifestación republicana y por la constituyente en Madrid, salir a la calle e iniciar un encuentro republicano en una acción concreta, pero clara y dando la cara.

Nr en la foto del Pacto de San Sebastían en 1930 que reproducimos encontramos un precedente histórico.

  • Sept. 12, 2020, 1:03 p.m.

Post relacionados

En comunicados-y-llamamientos-del-partido

SOBRE BOLIVIA

July 30, 2020, 9:58 a.m.

En comunicados-y-llamamientos-del-partido

Firma y difunde

Aug. 3, 2019, 9:21 a.m.