Partido Socialista Libre Federación

Sobre los ERE y la corrupción sistemática

Sobre los ERE y la corrupción sistemática

 

El PSOE de Andalucía no es consciente de lo que ha sucedido tras la sentencia de los ERE. Trata de justificarse aludiendo a épocas pasadas e incluso su secretaría general Susana Díaz ha pedido perdón… La situación es muy grave y puede perjudicar y mucho a todo el PSOE si no toman medidas más contundentes, muy contundentes. Pero todas y todos sabemos que al PSOE-Andalucía le cuesta mucho tomar medidas audaces pues es un partido basado y construido desde hace unos treinta años en base a una red clientelar, de poderes locales, provinciales y autonómicos con posibilidad de ofrecer empleos o cargos públicos remunerados, subvenciones y por tanto sin libertad. Sostenido por aparatos profesionalizados y sin ideas ni empuje fieles al jefe o la jefa. Susana Díaz se crio a la sombra de Chávez y la encumbró Griñan. Esa es la dura realidad.

Si Susana quisiera al PSOE sabría que debe dimitir además de impulsar una gran renovación muy generalizada a todos los niveles, teniendo en cuenta que muchos de sus militantes en torno a los treinta o la cuarentena de edad se han criado en politica en ese ambiente y a su vez han sido receptores ya de empleos remunerados y nunca han estado sometidos ni sometidas al mercado de trabajo. Claro estas cosas muchas y muchos de nosotros que somos socialistas, las podemos escribir y decir porque no somos ya del PSOE sino del Partido Socialista Libre Federación en este caso.
De la misma forma que se puede afirmar desde la independencia que Griñan se ha comido un sapo más grande que la isla de Madagascar, siendo la gran victima politica. A muchas y muchos nos llamó la atención que tras la lectura de la sentencia solo salió sonriente del acto en los juzgados de Sevilla, un señor que fue muy entendido e impulsor en la materia y salió más contento que un bonsái recién podado y regado o un olivo de Jaén en una luminosa mañana de Noviembre cargado de aceituna. Claro se había librado.
Como socialistas hemos de advertir que la sentencia y las múltiples chorizadas de personajillos del PSOE-A perjudican mucho no solo al PSOE sino al socialismo. Pablo Iglesias les hubiera expulsado a todas y todos hace tiempo.

Estamos pues ante una corruptela generalizada que lo más grave es que contribuyó a desmantelar el pobre tejido industrial andaluz al no obligar a las grandes empresas a no cerrar o deslocalizar, o bien invertir en mantener aquellas divisiones industriales posibles y rentables. En lugar de ello, fue más fácil acatar cierres empresariales, deslocalizaciones industriales y pagar pre-jubilaciones y desempleos indefinidos pactando con sindicatos y empresarios, -no se olvide a empresas y empresarios-, cierres subvencionados y destrucción industrial y de paso arreglar los papeles a unas cuantas personas de la familia. Las políticas de globalización neoliberal propiciarían la destrucción industrial en todo el Occidente mundial, pero en nuestro caso además es una factura que hubo que pagar a la Unión Europea en beneficio exclusivo de Alemania. De paso Andalucía era transformada en un lugar tan solo para el turismo y el ladrillo, sin más empleo que la hostelería y de mala calidad, el empleo.

Hemos de explicar no obstante que la corrupción es generalizada y afecta a toda la estructura clientelar y corrupta desde la corona, al estado, los gobiernos, las comunidades autónomas y numerosos ayuntamientos. Todo el régimen ha sido concebido como un gran negocio para grandes empresarios, las familias de toda la vida con poder y riqueza que impiden además una democracia de calidad y con todas las garantías jurídicas, laborales y de libertad de expresión en un atado y bien atado que nuevas fuerzas políticas recién llegadas, refuerzan con mil nuevas excusas.  

Pero como estamos en lo de Andalucía, la limpieza a realizar en el PSOE andaluz es necesaria si este partido quiere recuperar algo de credibilidad. Repetir candidatura con una persona quemada ya y bajo sospecha a pesar de mil razones, no es creíble. Por lo pronto la dimisión de Susana Díaz es lo mínimo que se puede pedir.

La transición dejó un régimen que posibilitó lo que hay. Sin el bipartidismo y el turnismo hay cosas difíciles de explicar. En el caso del PSOE son los frutos de la gestión felipista de un poder que se extendió con numerosos poderes vicarios ostentado por personas llegadas de aluvión y que en realidad ni eran ni han sido nunca socialistas, ni conocen el socialismo y sus significado y al que han manchado impunemente.
Dicho esto la corrupción es del régimen y sistémica y no solo promueve redes clientelares y «negrillos» (alusión al mote de uno de los condenados y que indica la catadura de muchos de los actores de la época) con mando en plaza, sino que también enriquece a grandes empresarios y a empresas del IBEX y mucho.

  • Nov. 23, 2019, 9:20 a.m.

Post relacionados

En comunicados-y-llamamientos-del-partido

Por la construcción del Partido Socialista libre Federación

Nov. 12, 2018, 11:47 a.m.

En que-izquierda-necesita-el-pueblo

El laborismo o la recuperación socialista

Dec. 1, 2019, 9:48 p.m.

En politica

Un régimen incapaz de superar el desgobierno

July 16, 2019, 8:23 a.m.