Partido Socialista Libre Federación

Se prorroga el estado de alarma con menos apoyos Un sondeo de opinión desvela la existencia de mayo

Espacioindependiente nº 355,  jueves 7 de mayo, 2020 http://elespacioindependiente.wordpress.com/:f:info.espacio.independiente

 

Se prorroga el estado de alarma con menos apoyos

Un sondeo de opinión desvela la existencia de mayoría absoluta por la República

Por cuarta vez consecutiva el gobierno logra prorrogar un estado de alarma a su medida, aunque para ello tiene que romper con aquellos partidos que posibilitaron la investidura. No se trata de un desacuerdo fundamental sobre el tratamiento de la pandemia, sino de la negación de los mecanismos democráticos y sociales más eficaces para hacer frente a la dramática situación de salud pública, de paro y miseria que se viene encima. El apoyo de Ciudadanos al Gobierno no es gratuito políticamente hablando: supone avanzar un acuerdo institucional y constitucional para que nada cambie, no solo por lo que pueda venir, sino y también para que nada se mueva, y proceder así a cerrar el diálogo con los republicanos y nacionalistas catalanes.

Las mayorías políticas en apoyo de un plan y de una política determinada, aunque tengan un punto de partida coyuntural, fijan objetivos a lo largo de un sendero más general. Los militantes socialistas, que habían hecho la experiencia de lo que significaba “Ciudadanos”, le pusieron a Sánchez el veto: “¡Con Rivera, no!”. Y ahora tenemos que escuchar los sonoros aplausos de Unidas Podemos a la “derecha responsable” de Inés Arrimadas. Siempre a la búsqueda de alianzas con la derecha “democrática” inexistente, el gobierno se sitúa con el voto de Arrimadas en el espacio político de las alianzas interclasistas a tejer en defensa de la monarquía y del sistema de explotación y opresión para que nada cambie; para que la recesión y la crisis que se ha destapado con la pandemia del coronavirus la paguen también los trabajadores y pueblos. Arrimadas no ha venido con sus diez diputados a regalar su voto sino a venderlo; no se propone tanto sostener el gobierno de coalición debilitado por la falta de los apoyos que le instituyeron, sino a fundamentar la necesidad de colaborar abiertamente a la hora de sostener un régimen político en descomposición y preservar sus alianzas con la Unión Europea y la OTAN.

Las políticas que se emplearon en la crisis de 2008, en la “gran recesión”, vuelven a aparecer envueltas en el nuevo celofán de la pandemia. La financiación que se necesita para defender las condiciones de vida y trabajo no aparecen por ninguna parte. La dependencia financiera y monetaria y de la Unión Europea nos ahoga económicamente, y nos vuelve a poner a los pies de la Troika y sus banqueros. Las grandes potencias, pese a su inmensa deuda -en particular EEUU y Japón- no han dudado en poner a toda velocidad la maquinaria de producción de dinero sin soporte alguno, para financiarse directamente y financiar las grandes entidades sin acudir a los bancos como mediadores. El Banco Central Europeo, por su parte, solo financia a los bancos privados para que estos hagan el agosto con la deuda pública estrangulando sectores de la economía y de la actividad de cada país, que necesita acudir al mercado de capitales para financiarse. La UE es el gran negocio de los banqueros a través del instrumento de ajuste y opresión que representa el euro contra los trabajadores y pueblos.

Hay que sacar las lecciones de la crisis de 2008 que nunca llegó a ser superada hasta que desembocó en el parón del coronavirus. Y la primera enseñanza es que nunca se puso en marcha un sistema de financiación democrático basado en la soberanía nacional y popular. Por el contrario, se impusieron desde el poder, y en la mayoría de los casos por consenso, políticas de destrucción económica y regresión social para salvar a cualquier precio los bancos y grandes empresas. Por tanto, lo que se prepara ahora por parte de los gobiernos, de uno u otro color político, son las nuevas medidas de ajuste que empujan al recorte y a la contrarreforma social. Es decir, una nueva ofensiva de desigualdad, de precariedad …, basada en el exterminio de toda forma democrática y del ejercicio de la autonomía nacional, regional y local, imponiendo con la represión la recentralización cesarista de las instituciones del Estado.

La Unión Europea de banqueros y capitalistas no duda en que hay que hacer frente a “la depresión económica más importante de su historia”, y el país que se hundirá con más peso en la depresión será el Reino de España, seguido de Italia, Croacia, Francia … El comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni, lo expresó en la frase siguiente: “De la noche a la mañana, la actividad económica se reducirá un 30%”. Y la consecuencia económica será, entre otras, la de una deuda del 120% del PIB de España, que someterá a los sectores obreros y populares a condiciones todavía desconocidas de explotación y opresión.

Este tiempo extraordinario precisa de la más amplia movilización y reorganización política y sindical, sin renuncia alguna a los objetivos democráticos y sociales que son propios de los sectores que no puede consentir lo que se les viene encima.

Actuar de forma independiente de las políticas de Estado, de los consensos de la izquierda y la derecha oficial del régimen, se convierte en una cuestión de vida o muerte para la construcción del nuevo partido socialista. Y en el centro de toda política independiente, comenzando por aquellas expresiones que se contienen en las consignas reivindicativas de un necesario plan de urgencia que proteja de forma efectiva los salarios y las viviendas, la educación y la sanidad pública y universal, está la cuestión de la monarquía o la república, que concentra todos y cada uno de los problemas y soluciones. Lo que alimenta a la derecha y a la extrema derecha es la complicidad de la izquierda oficial con los planes del capital, y la defensa antidemocrática del poder de la monarquía heredera de Franco.

Es de destacar en estos momentos políticos -que son los del confinamiento obligatorio- el hecho de que se ha realizado una amplia encuesta on-line sobre la valoración de la monarquía en todos los territorios. Encuesta que el CIS, en manos del PSOE, se niega a realizar desde 2015, temiendo resultados contrarios a las políticas pro monárquicas de sus dirigentes, que representan la parte más amplia de la casta política vinculada a los privilegios clientelares del régimen. La encuesta revela que existe un divorcio político claro entre la monarquía y los trabajadores y pueblos. Y que una mayoría absoluta de los encuestados (58,2%) entiende necesario que se convoque a la mayor brevedad un referéndum decisivo sobre la cuestión de monarquía o república, y señala que es muy importante el posicionamiento al respecto de la juventud al lado de una solución democrática y republicana de la crisis política e institucional.

Desvela también la encuesta que el mito de la Transición de la “monarquía democrática” -de la monarquía que nos salvó de la dictadura y del golpe de estado del 23 de febrero de 1981-, se ha venido abajo; de forma que una mayoría de los encuestados estima como negativa la restauración monárquica realizada por la izquierda y derecha a través de los pactos constitucionales. Pone, así mismo, de manifiesto que una mayoría absoluta de la población se pronuncia por la república. La encuesta muestra que el PSOE está profundamente dividido sobre la cuestión, y da a conocer que el 55% de sus votantes prefieren la república, mientras que sus ministros hacen carrera por la monarquía.

  • May 7, 2020, 6:52 p.m.

Post relacionados

En noticias

EN LA UNIÓN EUROPEA LA SOCIALDEMOCRACIA ES ILEGAL

Dec. 16, 2019, 8:57 a.m.

En noticias

SOLIDARIDAD CON EL TAXI

Jan. 21, 2019, 11:07 a.m.

En noticias

Guerra y revolución

Feb. 21, 2019, 1:56 p.m.