Partido Socialista Libre Federación

La tragedia de Andalucía

Espacioindependiente nº 463, jueves 23 de junio, 2022

http://elespacioindependiente.wordpress.com/:f:info.espacio.independiente

 

La tragedia de Andalucía

¡Es imprescindible acabar con la especulación y los privilegios institucionales!

 

El resultado político y electoral de las elecciones de Andalucía puede que no sea otra advertencia más. Advertencia dirigida al Gobierno de coalición, que incumple desde su constitución con las principales demandas sociales y democráticas y de cambio político. A todos los efectos, puede que se trate de una última advertencia.

Nuestro punto de vista no puede ser otro que el del movimiento de los trabajadores y pueblos en lucha por su emancipación. Y en momentos de grave crisis, como el que vivimos, el movimiento social y reivindicativo choca frontalmente con las políticas y Presupuestos del Gobierno. Hay quienes hacen política negando la evidencia, lo que les lleva a denunciar y condenar (erróneamente) a la mayoría social, por el hecho de no votar por los candidatos de la izquierda oficial. Hay que estar ciego para no ver que existe un inmenso divorcio entre las aspiraciones sociales, de una parte, y las políticas de la Unión Europa y de la OTAN, de los ministros de la Moncloa, de otra. Las políticas sometidas a los privilegios de la Zarzuela, a esa Corte de banqueros y especuladores, son las que hacen la vida imposible a los que pretenden vivir de un salario o una pensión.

Andalucía vive en el círculo vicioso de un sistema que no resuelve sus problemas, donde se sigue gobernando para los de siempre. Su juventud no tiene nada que hacer en su tierra, y nadie se preocupa de cómo sacarlos de ese callejón sin salida. Sus trabajadores y jornaleros son los peor pagados y están entre los que sufren más precariedad y paro. La exclusión social afecta a la mayoría, sin que la administración autonómica o la estatal ofrezcan ninguna alternativa. Cientos de miles de inmigrantes africanos y latinoamericanos son tratados como esclavos de la tierra y de los cultivos intensivos bajo plástico. La propiedad de la tierra sigue siendo un atentado contra el derecho al trabajo y a la vida. No hay que olvidar la realidad para poder entender el comportamiento ante las urnas y sobre todo la abstención mayoritaria de los barrios y pueblos más pobres.

 El principal partido de Andalucía es el de la abstención, que representa el 41% de la población, mientras que el PP y su mayoría absoluta no representa sino, en el mejor de los casos, el 24% del censo; resultado que por mor de una ley electoral profundamente antidemocrática le permite al PP alcanzar la mayoría absoluta. Evidentemente, la abstención entendida como forma de oponerse a la política oficial, no es solo un fenómeno andaluz, como acabamos de ver en las elecciones a la Asamblea francesa y en otras elecciones de países próximos. Se trata de la forma más espontánea que toma el rechazo social, la indignación de los más explotados y oprimidos, que al no tener punto de apoyo para poder expresarse en el ámbito electoral toma el camino del rechazo frontal al sistema mediante la abstención. Resumiendo este momento político, cuando en Andalucía, realmente, lo que es mayoritario no es sino el partido de la abstención de la mayoría social, el profesor de la Universidad de Granada, Miguel Pasquau, ha venido a decir: “¿Ha comprendido la izquierda que no vencerá a la abstención y al derrotismo si no propone proyectos grandes, integradores y creíbles, pensados a largo plazo?”.

La campaña del PSOE en Andalucía ha sido la campaña de las supuestas bondades de la política del Gobierno, con un alto despliegue de ministros y altos cargos, llegando a reivindicar la gestión clientelar de los ERE de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, condenados desde hace tiempo por corrupción.

Las políticas de derechas de la “izquierda oficial” en el Gobierno afectan en primer lugar al hecho de que los salarios y pensiones se han devaluado como media un 10%, que se mantiene a todo precio el Pacto Social de la precariedad y el secuestro de los derechos laborales; aumentando, en definitiva, la desigualdad social, acelerada por la especulación patronal; que se privatizan las pensiones y se mantiene la ley mordaza, y con ella las leyes que establecen la impunidad como razón de Estado.

En la campaña electoral de Andalucía, el PSOE, principal partido del Gobierno, se cansó de repetir a través de sus candidatos, y de su espada principal, que el PP no debería pactar con VOX, que ellos estaban en disposición de llegar a acuerdos con los barones del PP; mensaje que no podía sino traducirse en el trasvase de votos del PSOE hacia el PP.

No hace falta ser un lince para entender lo que ha sucedido en Andalucía el día 19 de junio; pero en las cúpulas del PSOE se juega a la confusión. Adriana Lastra habla de que “la culpa de la derrota socialista es del contexto”; Susana Díaz, por su parte reconoce que “le duele mucho su partido y su tierra”; y Odón Elorza, por su parte, dice que “nos toca reconocer, con humildad, la grave derrota del PSOE en Andalucía, analizar sus causas y repensar la acción política para el próximo año”. Palabras, palabras, palabras..., que no dan respuesta a los problemas reales.

La búsqueda de excusas ante la derrota electoral domina los mensajes de la izquierda oficial, mientras hace amago de tomar medidas sin ir nunca al fondo de los problemas. Cuando la luz sube un 60%, el Gobierno toma la decisión de rebajar el 5% el IVA de la factura; cuando se financia con 0,20 euros la compra de los combustibles, estos doblan su precio, haciendo el ridículo ante todo el mundo, que comprende que quienes controlan realmente la situación económica no son sino los especuladores y sus ganancias indecentes. Evidenciando que quien gobierna es la especulación y los especuladores, el diputado Rufián de ERC decía recientemente en Cortes, mirando hacia los sillones del Gobierno: “El precio del melón puede arrasar al Gobierno y a nosotros”. Todos los partidos que apoyan al gobierno en su deriva monárquica y otanista, como cómplice de los especuladores, intuyen que sus escaños, tan bien pagados, peligran con la actitud abstencionista de la mayoría de la población.

Estamos ante el evidente fracaso del “socialismo de palacio”, de los encorbatados al servicio de los de siempre, de la preservación ante todo de sus despachos de moqueta, mientras que el fuego arrasa zonas enteras de la España olvidada, que se convierte en la España quemada, y ello por falta de limpieza de las zonas rurales y la ausencia de los adecuados sistemas anti incendios.

Sin ruptura con las leyes e instituciones heredadas del franquismo no es posible dar satisfacción a las demandas sociales, democráticas y nacionales. Andalucía Libre no es posible bajo la bota de la Política Agraria Común, que financia a los latifundistas y niega la tierra a los campesinos. Andalucía libre no es posible pagando el precio que imponen los especuladores. Andalucía libre no es compatible con las bases norteamericanas de Rota y Morón. En definitiva, Andalucía libre no es posible bajo el poder ilegal y antidemocrático del régimen corrupto de los Borbones.

Sánchez y sus incumplimientos políticos reiterados con la mayoría que lo llevó al gobierno, agravados por sus mentiras y chapuzas, ha vuelto a poner de actualidad el cuento de Pedro y el lobo, el de aquel pastor que amenazaba todos los días con aquello de que “viene el lobo”. Y cuando el lobo apareció de verdad nadie le creyó.

El derecho de trabajadores y pueblos a decidir sobre los asuntos que les afectan se ha puesto aún más en el centro de la crisis política e institucional, demandando referéndum legal y vinculante sobre Monarquía o República. Exigiendo la ruptura de todos los que se reclamen de la democracia con las instituciones y leyes franquistas.

  • June 23, 2022, 5:32 p.m.

Post relacionados

En que-izquierda-necesita-el-pueblo

Que es el Socialismo

Feb. 17, 2022, 7:26 p.m.

En que-izquierda-necesita-el-pueblo

¿Sabemos quien es el enemigo?

Dec. 16, 2018, 11:35 a.m.

En noticias

LA INTROMISIÓN POLITICA DE LA MONARQUÍA

Sept. 17, 2019, 11:50 a.m.