Partido Socialista Libre Federación

Del somos izquierda al ahora España

Del somos izquierda al ahora España

Carlos Martinez es politólogo y secretario general del PSLF

 

¿Qué ha pasado en un año en la cúpula del PSOE? Cualquier analista político y cualquier persona con cultura politica normal saben perfectamente que el discurso de Pedro Sánchez de antes de lograr formar gobierno gracias a una moción de censura que le aprobó la mayoría de la cámara, es decir todos los grupos políticos excepto las derechas, ha cambiado. Todos, incluidos nacionalistas periféricos, apoyaron a un Sánchez de flaca memoria y exceso de engreimiento para que alcanzará su personal sueño dorado, es decir, llegar a la Moncloa y ahora cambiar.

Previamente las bases del PSOE protagonizaron una rebelión ejemplar (el PSOE es el único partido y eso es un honor, en el que tres rebeliones de bases han triunfado, aunque luego se les ha arrebatado su intento de retornarlo al socialismo) contra el aparato felipista-susanista y los poderes del Estado y auparon a Pedro Sánchez nuevamente a la Moncloa. Con los gritos de somos izquierda y somos socialistas, Sánchez lanzó un discurso que logró movilizar a unas bases hartas de manejos y de alejamiento de la socialdemocracia, para ubicar el partido en el liberalismo y el nacionalismo españolista así como en la colaboración con el PP. La rebelión representó lo contrario y muchas personas volvieron a estar orgullosas del ser del PSOE. Pero alcanzado el poder gracias al parlamento Sánchez metía la Troika en el gobierno vía Nadia Calviño, el españolismo vía Carmen Calvo y el nuevo Josep Borrell (tan distinto al que venció a Almunia en otra rebelión de las bases), así como personajes como Pedro Duque que el único coqueteo político en su vida lo había tenido con Ciudadanos. Un gobierno con algunos y algunas de sus compañeros de viaje y primarias pero con ministras y ministros en varios casos conectadas y conectados con el aparato tecnocrático del Estado y los grupos de poder técnico-empresarial que siempre acaban dirigiendo la politica real del gobierno, cuando el PSOE gobierna, en una peligrosa cooptación de élites que realmente nunca han sido socialistas ni creen en el socialismo(es decir igualdad, superación de las clases, reparto de la riqueza y democracia republicana).

Tras la victoria electoral de Sánchez el discurso cambia y si bien el “con Ribera no” de las bases se hace realidad por negativa del propio Ribera, la posibilidad de acuerdo por la izquierda se ve truncado, primero por Sánchez que realmente no desea o no puede por qué no le dejan (según algún mentidero bien informado y no le dejan los que realmente mandan en España, como son los Bancos privados, la alta burocracia de Bruselas, Alemania y Francia y la corona).

La verdad es que Podemos, se lo pone fácil y actúa con tanta poca inteligencia como prepotencia de su líder. Podemos se pasa y Sánchez no llega. ERC y PNV son en mi opinión los actores más lúcidos de todo este drama de repetición de elecciones. Dicho esto, también es de justicia afirmar que Sánchez trata de “ponerles los cuernos” a sus socios naturales, es decir la mayoría de la moción de censura y busca en medio del ridículo político la abstención de un PP y un Cs echados al monte y en plena alianza con los falangistas de VOX.

Lo cierto es que la repetición electoral solo puede contribuir a la derechización del estado español y no aportará nada a mejor. Es posible que Sánchez gane las elecciones siendo la fuerza más votada, pero no podrá gobernar si no es con acuerdos; eso está muy claro. Siempre y cuando esta aventura de Sánchez no nos traiga al trifachito a toda España. Pero si vence o es el más votado tendrá igualmente muchas dificultades pues puede necesitar los votos o la abstención de ERC y si hay sentencia contra el procés y los lideres independentistas y tras las amenazas de imponer otra vez la majadería del 155 de la Constitución, es muy difícil que los pueda obtener, más en una cámara en la seguramente la CUP estará presente. Por tanto y tras su giro españolista y monárquico los acuerdos con la mayoría de la anterior legislatura le serán muy difíciles de obtener, pactar con Errejón no da para gobernar, por lo que Cs y PP vuelven a ser necesarios para salvar la España centralista y el rey. Pero claro los votos de la derecha no serán gratis.

Todo este batiburrillo al final solo señala dos cuestiones en mi opinión y es que por un lado los poderes fácticos ya están trabajando un acuerdo PSOE-PP-Cs sea este de gran coalición o desbloqueo, después de haber impedido un gobierno de coalición PSOE-Podemos y en segundo lugar y como consecuencia de esto, que el régimen del 78 solo puede permitir el bipartidismo y el turnismo o colaboración PP-PSOE. Es decir el régimen que hace aguas, no está preparado ni para la democracia parlamentaria verdadera, ni para admitir cambios reales y reparto de la riqueza, ni para incrementar el estado social y los derechos de las clases trabajadoras. Por tanto la única salida politica de sentido común es una asamblea constituyente y elecciones libres mediante una nueva ley electoral que garantice la democracia.

A todo esto el PSOE se presenta con un programa de unas 350 medidas, pero lo único que ahora defiende Sánchez es España (pero que España, ¿la de sus verdaderos dueños? La oligarquía radicada en Madrid), la unidad de España y la posibilidad de imponer el 155 eso y mentir Sánchez a sabiendas afirmando que Felipe VI encarna los valores de la II República, cosa que no ocurre ni de lejos además de ser heredero del destructor, golpista y criminal que “se cargó” la II República. El monarca lleva en su ADN el centralismo, la corona es y siegue siendo oficialmente católica y nunca consentirá el federalismo real, no esa ficción que algunos inventan para justificar sus posiciones centralistas. Además el monarca a diferencia de los dos presidentes que tuvo la Republica Española, si forma parte de un tinglado empresarial, corporativo y de los grandes bancos y constructores que realmente y nunca mejor dicho realmente, manda en España.

El 155 ni da de comer, ni ayuda a las personas trabajadoras a llegar a fin de mes, ni acaba con el precariado ni sirve para defender la sanidad y la enseñanza públicas. Además la ley mordaza está vigente y su derogación en el baúl de los recuerdos, pues si se está dispuesto a imponer el 155 en Cataluña, la ley mordaza será muy necesaria. Si la crisis que ya está aquí trae ya miles de despidos, desahucios, resistencias y manifestaciones la ley mordaza será de suma utilidad para los poderes económicos y financieros que son los que mandan, al objeto de reprimir a sindicalistas, activistas y ciudadanía reivindicativa o a acciones en pro de la  República.

Ante el abandono de los slogans de cambio, pienso que hemos de recoger y reivindicar el somos socialistas, somos de izquierdas, el socialismo es la izquierda, para eso solo es necesario ser socialista, no tener el mismo carne que Nadia Calviño.

  • Oct. 7, 2019, 12:26 p.m.

Post relacionados

En comunicados-y-llamamientos-del-partido

El PARTIDO SOCIALISTA LIBRE FEDERACIÓN LLAMA A ORGANIZARNOS Y EXIGIR DEMOCRACIA

Feb. 9, 2019, 7:35 p.m.

En mujer

El contenido político del movimiento feminista

March 7, 2019, 9:01 p.m.

En politica

Todo para Septiembre

Aug. 23, 2019, 8:50 a.m.